APIÑAMIENTO DENTAL

El apiñamiento dental es uno de los motivos más frecuentes por los que los pacientes acuden al dentista. Además de afectar estéticamente en nuestra sonrisa, puede llegar a desencadenar patologías graves como caries, gingivitis, etc.

Es importante destacar que el apiñamiento dental puede darse tanto en personas que no han sido sometidos a ortodoncia como en personas que han llevado aparatos pero no retenedores (apiñamiento de recidiva.).

¿Cuáles son sus causas?

La alteración de la posición de los dientes se produce por la falta de espacio, haciendo que las piezas dentales modifiquen su posición.

Apiñamiento-dental
 

Esta falta de espacio generalmente suele darse por 3 causas distintas:

· causas genéticas: un mal desarrollo  genético del hueso mandibular o maxilar que impide el correcto posicionamiento de los dientes.

· malos hábitos: sus orígenes también los encontramos durante la infancia. Suelen ser malos hábitos como chuparse el dedo o alargar mucho el uso del chupete. Por ello, es recomendable controlar estas costumbres e intentar evitarlas para que no produzcan problemas en los huesos de los maxilares que terminen generando apiñamiento por falta de espacio.

· último crecimiento facial: se da a una edad más avanzada. Suele coincidir con el momento en que aparecen los terceros molares o muelas del juicio.

Riesgos

Como hemos comentado anteriormente, las efectos más obvios y visibles del apiñamiento de los dientes se dan en nuestra sonrisa, haciendo que sea menos bonita.

Además de las consecuencias estéticas, también podemos tener dificultades para mantener una higiene bucal óptima. La dificultad de acceder con el cepillo de dientes a los espacios interdentales, hace que se acumulen bacterias provocando mayor riesgo de sufrir enfermedades periodontales o las posibilidades de tener caries.

Por otro lado, al no tener una alineación y no haber un correcto encaje al cerrar la boca, podemos desarrollar problemas de bruxismo, tensiones en la mandíbula, cervicales, etc provocando a la larga dolor y malestar. Las cargas en la masticación, no se reparten entre los dientes de  forma equitativa o con la misma intensidad, provocando los desplazamientos dentales.

¿Qué tratamientos hay?

Para tomar la decisión de que tratamiento aplicar el ortodoncista deberá estudiar y explorar minuciosamente el caso del paciente y evaluar todas las posibilidades.

Independientemente del tipo de apiñamiento que se de en el paciente, se aplicará un tratamiento de ortodoncia para corregir la posición de las piezas dentales. En el caso de los apiñamientos graves o severos puede ser necesaria alguna extracción dental a fin de hacer espacio para colocar correctamente los demás dientes. Cuando esto ocurre se suelen extraer primeros o segundos premolares de una o ambas arcadas dependiendo del tipo de maloclusión. En algunos casos es suficiente con la extracción de un incisivo inferior u otra pieza comprometida.

antes y después apiñamiento denatl

Es fundamental, que posterior al tratamiento de ortodoncia el paciente utilice un aparato de retención. Para evitar que los dientes se muevan de su posición ideal obtenida.

Deja un comentario