¿CÓMO COMBATIR LA HALITOSIS?

La halitosis (comúnmente mal aliento) es una patología oral muy desagradable tanto para las personas que la padecen como para su entorno. En la mayoría de casos se debe a malos hábitos de higiene buco-dental. A la falta de higiene hay que añadir varios factores que pueden favorecer su aparición como la descomposición de restos de alimentos, acumulación de sarro, sequedad bucal, caries…

síntomas halitosis

Afortunadamente, existen varias pautas o recomendaciones para poder combatir la halitosis. A continuación vamos a compartir algunas de ellas.

CLAVES PARA UN ALIENTO FRESCO

1. Visitas al dentista

Las visitas periódicas son necesarias para detectar a tiempo cualquier infección o patología y el mal aliento que pueda provocar su desarrollo. Es recomendable acudir, por lo menos, una vez cada seis meses.

Con la limpieza profesional, eliminaremos el sarro depositado en el esmalte y lograremos tener una buena salud buco-dental. Es recomendable hacérsela una vez al año.

2. Rutina higiene oral

Seguimos repitiéndonos, pero es fundamental cepillarse los dientes después de cada comida y posteriormente utilizar hilo dental o colutorio para acceder a los espacios interdentales. Un grave error es olvidarse de la lengua (una de las principales causante de la halitosis). Podemos cepillarla con el mismo cepillo o utilizar un limpiador lingual. De esta manera, evitaremos la acumulación de bacterias y gérmenes que pueden acabar provocando mal aliento.

En caso de no podernos lavar los dientes, sugerimos masticar chicle sin azúcar. Los sabores como la clorofila o la menta nos ayudan a refrescar el aliento.

3. Beber agua

Además de ser muy sano nos ayuda a eliminar bacterias y posibles restos de comida que no hemos eliminado con el cepillado. No solo hay que beber mucha, sino que con mucha frecuencia. Es un hábito muy rudimentario pero que favorece la estimulación de secreción de saliva que no ayuda a combatir la placa.

4. Seguir dieta sana

Nuestra salud bucal esta muy condicionada por nuestra alimentación. Por ello, debemos evitar los alimentos de sabores fuertes como el ajo y la cebolla propensos a provocar halitosis. Así, debemos tomar alimentos sanos como frutas y vegetales que contengan flúor y nos ayuden a mantener la boca oxigenada.

5. Eliminar hábitos perjudiciales

Es importante evitar malos hábitos como el tabaco o el consumo de alcohol. Además de producirnos mal aliento, son el origen de otras patologías orales.

 

A pesar de ser una enfermedad muy habitual, si intentamos seguir estas pautas podremos evitar los olores desagradables procedentes de la cavidad oral. De todas formas, es conveniente acudir a nuestro odontólogo de confianza si percibimos que la halitosis persiste para poder saber cual es su motivo y tratarlo.

Deja un comentario