LA PERIIMPLANTITIS

Hace unas semanas hablábamos sobre los implantes dentales. En el post de hoy, trataremos la periimplantitis. Una patología que implica la inflamación de los tejidos que rodean y están en contacto con el implante. En su primera fase, se trata de mucositis periimplantaria, inflamación que afecta sólo a los tejidos blandos debido a la acumulación de biofilm oral. Si se detecta a tiempo es reversible, de lo contrario, puede evolucionar a periimplantitis.

La periimplantitis a pesar de no ser muy habitual, es una complicación bastante grave que debe tratarse de inmediato. Puede llegar a provocar la pérdida del implante y del soporte óseo. No debe confundirse con la periodontitis, inflamación de los tejidos que rodean las piezas dentales.

Causas y síntomas

Una de las principales causas por las que se puede desarrollar la periimplantitis es la acumulación de la placa bacteriana de la cavidad oral en la superficie del implante.También puede deberse a la sobrecarga oclusal que soporta el implante a causa de la masticación. Esta sobrecarga suele darse cuando la fijación del implante no esta correctamente colocada.

A estas causas, deben añadirse: la falta de hábitos de higiene bucodental y hábitos perjudiciales como el tabaquismo que favorecen la inflamación alrededor del implante dental.

Los síntomas de la periimplantitis pueden ser:

· Enrojecimiento de la mucosa que rodea el implante
· Inflamación de los tejidos
· Sangrado y/o superación del sondaje realizado para colocar el implante
· Dolor al masticar
· Movilidad del implante

periimplantitis

Tratamientos

Una vez se detecta la periimplantitis, se procede a la separación del tejido gingival por desbridamiento o raspado subgingival para eliminar la inflamación y restaurar el tejido afectado. Esta fase del tratamiento va acompañada de la prescripción de antibióticos. Sin embargo, en los casos más extremos en los que la periimplantitis ya está muy avanzada, el tratamiento básico es insuficiente y debe intervenirse quirúrgicamente. Con este procedimiento se tratará de descontaminar la superficie del implante y regenerar el hueso perdido.

En los pacientes en los que la patología está en una fase inicial, se puede lleva a cabo un tratamiento sobre la superficie del implante para eliminar la placa bacteriana acumulada.

¿Qué podemos hacer para prevenirla?

A pesar de que algunas algunas de las recomendaciones pueden parecer muy básicas y evidentes, son la clave para evitar la periimplantitis:

· Hábitos de higiene oral. Básico cepillarse los dientes tres veces al día y alternar el uso del hilo dental con los enjuagues bucales para mantener los implantes dentales limpios y libres de la placa bacteriana. En estos casos es aconsejable utilizar cepillos interproximales para acceder a los de espacios interdentales y entre la prótesis y la encía.

· Visitas rutinarias al odontólogo. Para los pacientes con implante, se recomienda acudir al dentista más a menudo para realizar un seguimiento y controlar el estado del implante dental. Es fundamental para detectar a tiempo los primeros síntomas de la periimplantitis. Y como cualquier otro paciente, se recomienda realizarse una higiene bucal profesional.

· Como hemos comentado con anterioridad, el tabaquismo y el alcohol son dos hábitos de riesgo que deben evitarse para disminuir la posibilidad de desarrollar esta patología.

Deja un comentario