6 MITOS SOBRE EL BLANQUEAMIENTO DENTAL

Como explicábamos hace unas semanas, el blanqueamiento dental se ha convertido en uno de los tratamientos más solicitados por los pacientes. Sin embargo, también se han popularizado muchos productos de venta en tiendas y farmacias para realizar el tratamiento en casa o incluso recetas para  elaborar remedios caseros.

tratamiento blanqueamiento en casa

La falta de información y la cantidad de mitos existentes acerca del blanqueamiento, provoca mucha confusión entre los pacientes. A continuación, vamos a aclarar algunos de los mitos más extendidos.

MITOS

– LAS PASTAS DENTÍFRICAS BLANQUEAN LOS DIENTES

Las pastas de dientes, al igual que los enjuagues bucales, contienen un porcentaje muy bajo de peróxido de hidrogeno (uno de los agentes activos blanqueantes). Por lo que no tienen la efectividad suficiente para blanquear. Únicamente, eliminan las manchas y tinciones superficiales, dando la impresión de que los dientes se vuelven más blancos. Las pastas dentales que aseguran blanquear los dientes, suelen recomendarse como apoyo después de un blanqueamiento profesional.

– REMEDIOS CON BICARBONATO, JUGO DE LIMÓN O AGUA OXIGENADA, FUNCIONAN COMO BLANQUEANTES

Estos ingredientes, además de no blanquear la dentadura, pueden resultar muy dañinos si se usan de forma recurrente. Sus componentes abrasivos, pueden provocar un desgaste progresivo en el esmalte de las piezas dentales y acabar causando problemas de sensibilidad dental. En el caso del agua oxigenada, puede acabar provocando la restricción de las encías y resecarlas.

– EL USO DE LA PIEL DE PLÁTANO O FRESAS, PARA BLANQUEAR LOS DIENTES

Tampoco son efectivos. A diferencia del resto, no acaban desencadenando efectos secundarios dañinos para nuestra salud buco-dental.

– LOS KITS BLANQUEANTES, IGUAL DE EFECTIVOS QUE LOS TRATAMIENTOS PROFESIONALES

Los kits de blanqueo, las férulas o las tiras blanqueadoras que podemos adquirir en farmacia o tiendas, no son en absoluto igual de eficaces que un tratamiento realizado en clínica. Primero de todo, porque no contiene el nivel de concentración de agentes blanqueantes necesario para conseguir el color deseado. Por otra parte, no todo el mundo tiene ni el mismo color de dientes ni el esmalte en el mismo estado, por lo que los resultados de estos productos son muy imprevisibles.

– LA SENSIBILIDAD DENTAL PRODUCIDA POR EL TRATAMIENTO ES PERMANENTE

Uno de los efectos secundarios tras el procedimiento es la sensibilidad dental. Aún así, no tienen porqué padecerlo todos los pacientes ya que el blanqueamiento es un tratamiento indoloro y no daña las piezas dentales. Esta sensibilidad, se debe a que uno de los componentes, penetra en el nervio del diente y causa cierta inflamación. Es totalmente transitoria y desaparece al cabo de unos días.

– EL BLANQUEAMIENTO ES PARA SIEMPRE

La duración del blanco de nuestros dientes, dependerá de los hábitos que tengamos. Las personas fumadoras o que consumen habitualmente bebidas como el vino tinto o café, tendrán una duración del tratamiento mucho inferior. También hay que añadir, que con el paso del tiempo, el tono de las piezas dentales va cambiando. Sin embargo, si conseguimos mantener una buena rutina de higiene buco-dental y realizar las visitas correspondientes al odontólogo, podremos alargar al máximo los resultados del blanqueamiento dental.

 
 

Antes de realizar cualquier tratamiento, es imprescindible consultarlo con nuestro odontólogo de confianza.  Nos recomendará los productos que podamos utilizar y podrá hacer un seguimiento para evitar cualquier problema que podamos tener en nuestros dientes. Sin embargo, y como hemos podido comprobar, el blanqueamiento dental llevado a cabo por un profesional es el único que nos puede garantiza los mejores resultados.

BLANQUEAMIENTO DENTAL

La sonrisa es una de las primeras cosas en las que nos fijamos cuando conocemos a alguien. Se podría decir, que es parte fundamental de nuestra carta de presentación. Es por esto, que en el post de hoy, os queremos hablar sobre la estética dental mediante el blanqueamiento dental.

A pesar de que existe un componente genético importante que determina la tonalidad de nuestros dientes y a medida que envejecemos, los dientes se oscurecen, existen una serie de causas que favorecen el oscurecimiento del esmalte. Los alimentos con alto contenido en colorante o las bebidas como el vino tinto, el té y el café son algunos de los principales causantes de la aparición de las manchas en los dientes. También podemos destacar el tabaco o la falta de una correcta higiene dental diaria que oscurece en gran medida.

Por estos motivos, en los últimos años, ha incrementado la demanda de blanqueamientos dentales por parte de los pacientes para poder recuperar su sonrisa blanca y perfecta.

¿QUÉ ES EL BLANQUEAMIENTO DENTAL?

El blanqueamiento es un tratamiento odontológico estético, indoloro (en caso de no padecer hipersensibilidad), sencillo y muy eficaz. Sin dañar el esmalte, se consigue recuperar el tono original o bien, conseguir el tono más adecuado de los dientes del paciente. El resultado, unos dientes más blancos y brillantes.

¿EN QUÉ CONSISTE? ¿EXISTEN VARIOS TIPOS?

Hay diversos métodos para blanquear los dientes. Es necesario un diagnóstico previo, por parte de nuestro dentista, para conocer cual es el tipo de tratamiento más efectivo o adecuado para nuestros dientes.

·Blanqueamiento dental por foto-activación:

Es el tratamiento más avanzado y rápido de todos, y se lleva a cabo en una clínica dental profesional. Generalmente es suficiente con una sesión. En algunas ocasiones, se puede realizar un refuerzo en una segunda (en casos de esmaltes muy oscuros).

El procedimiento consiste en proteger las encías, para evitar que se lesionen y aplicar el gel blanqueante en las piezas dentales. A continuación, se aplica una luz LED que activa las moléculas del gel, intensificando sus resultados en un menor tiempo. Normalmente, la visita dura aproximadamente una hora. Es imprescindible haberse realizado una higiene dental profesional en los últimos días, para que el producto realice todo su efecto.

Para conseguir la máxima eficacia del tratamiento, es recomendable, evitar durante las 72h posteriores alimentos que puedan manchar los dientes. Impediremos que entren pigmentos antes de que el poro del esmalte se haya cerrado. Por ello, recomendamos que los pacientes tomen una dieta blanca los siguientes días al tratamiento.

·Blanqueamiento dental domiciliado:

Para este tratamiento es necesario realizar moldes de nuestros dientes y hacer unas férulas de plástico transparente. Sobre las que, posteriormente, aplicaremos el gel blanqueador. Una vez en casa, el paciente se coloca las férulas con el gel, durante el tiempo indicado por el dentista y dependiendo de la concentración del blanqueante. Este procedimiento no daña el esmalte. Únicamente puede ocasionarnos sensibilidad transitoria, que desaparece por completo una vez ha finalizado el tratamiento. Son fundamentales,  revisiones periódicas de control y supervisión por parte de nuestro odontólogo.

El blanqueamiento por férulas, puede combinarse con el tratamiento de foto-activación en clínica para lograr los mejores resultados y conseguir una mayor duración. También se puede realizar como tratamiento único cuando el resultado que se quiere obtener no es tan rápido.

·Blanqueamiento dental interno:

El tratamiento se realiza en varias sesiones en la clínica con un procedimiento indoloro que no necesita anestesia.

Está indicado para los pacientes a los que se les ha realizado una endodoncia y ese diente se ha oscurecido. Este tipo de blanqueamiento permite devolver la tonalidad del diente afectado. Solo es aplicable en dientes desvitalizados (dientes que ya no tienen nervio).

 

antes y después blanqueamiento

 

 

Para finalizar, es importante destacar que la duración del blanqueamiento dependerá del tipo de tratamiento recibido. Actualmente, hay muchos pacientes que nos pregunten sobre productos de venta en internet o centros que no tienen un control profesional para realizar este tipo de tratamientos. Suelen ser productos de muy baja concentración que no funcionan bien y terminan sin resultados, siendo muy peligrosos para la salud del paciente. Recomendamos que siempre que se realice un tratamiento de blanqueamiento sea en una clínica dental y tras un correcto diagnóstico y asesoramiento profesional.

SORTEO DE BLANQUEAMIENTO DENTAL PROFESIONAL

¡Participa y consigue un blanqueamiento dental profesional!

Hoy comienza nuestro sorteo de un blanqueamiento dental profesional. Sabemos lo importante que es para ti la estética dental y unos dientes blancos solo se consiguen de la mano de los mejores profesionales. En Clínica Pfaff  queremos ofrecer la oportunidad a todos nuestros seguidores de conseguir un blanqueamiento de alta seguridad, calidad y eficacia que ofrece los mejores resultados. Solo tenéis que participar en el sorteo publicado en nuestro Facebook y la suerte se encargará de elegir al ganador, a través de una herramienta que selecciona el ganador de manera aleatoria y ante notario.

¿Qué hay que hacer para participar?

  • Dar “Me gusta” a la página de Clínica Pfaff en Facebook.
  • Compartir la publicación del sorteo en Facebook.
  • Dar like a la publicación del sorteo en Facebook.
  • Mencionar a tres amig@s en un comentario (invitarlos a participar).

El martes, 1 de marzo de 2016, daremos a conocer en nuestro Facebook al ganador.

¡Mucha suerte a tod@s!

Más detalles de las bases legales de participación aquí.

SORTEO

Blanqueamiento dental profesional, guía práctica

¿Te estás planteando hacer un blanqueamiento dental? ¿Te surgen dudas sobre el proceso o sobre qué clínica elegir? Hoy desde Clínica Pfaff queremos facilitarte un poco todo este proceso regalándote una guía práctica de información sobre el blanqueamiento dental. ¿Comenzamos?
¡No tan rápido! Antes de empezar cualquier blanqueamiento dental es muy importante realizar una higiene bucodental previa, así como una revisión previa mediante una ortopantomografía por parte de un profesional. Esta palabra tan difícil de pronunciar significa que antes de comenzar con el tratamiento blanqueante es apropiado realizarte además de la revisión una radiografía de tu boca para comprobar que todo está en orden allí donde los ojos del profesional no llegan a simple vista.

El proceso del blanqueamiento dental

Una vez asegurados de que tu boca está en perfectas condiciones, podemos comenzar con el tratamiento blanqueante. Lo más habitual es que este tratamiento se componga de dos procesos que se combinan y complementan entre sí. Un primer proceso es el que realizarás en la clínica dental. En esta parte inicial del procedimiento los especialistas en la clínica dental utilizarán un producto blanqueante de Peróxido de Hidrógeno a altas concentraciones que será activado con las luces LED. En esta sesión que dura aproximadamente 45 minutos se consigue un resultado muy satisfactorio y los dientes se ven mucho más blancos.

Por otra parte, el proceso del blanqueamiento dental también puede continuar en casa. Para ello, la clínica dental elaborará una férula dental específica para tus dientes y te proporcionará producto blanqueante para que, en casa, viertas un poquito de este producto sobre la férula dental y te lo pongas por las noches. La principal diferencia entre este producto blanqueante y el que has utilizado en la clínica junto con las luces LED es que se trata de Peróxido de Carbamida, un producto complementa el Peróxido de Hidrógeno aplicado en clínica consiguiendo un resultado espectacular. Este procedimiento dura aproximadamente un mes y se hacen revisiones semanales en clínica donde te proporcionan blanqueante para toda la semana.

Conviene destacar que también se pueden emplear otras técnicas de tratamiento blanqueante. Dependiendo el paciente y el tipo de coloración del esmalte se puede realizar una técnica más intensa con mayor sesiones de clínica o, al contrario, únicamente una sesión única de clínica sin necesidad de férulas en casa. Otros pacientes en cambio ya solo refuerzan tratamientos anteriores con blanqueantes en casa sin necesidad de pasar por la sesión de clínica. Cada esmalte es diferente y cada paciente requiere de un tratamiento específico para él.

Mitos sobre el blanqueamiento dental

Ya conoces cuál es el proceso habitual para realizar el blanqueamiento dental. Pero a pesar de ello, puede que tengas alguna idea equivocada, por lo que queremos aclarar algunos mitos sobre el blanqueamiento dental:
El primer mito sobre el blanqueamiento dental más difundido es que daña el esmalte. El objetivo del blanqueamiento es aclarar el color la dentina que se sitúa por debajo del esmalte y es lo que se vuelve de ese color amarillento pasado los años, sobre todo en fumadores o habituales del café u otros productos que amarillean nuestros dientes. El esmalte no se daña en ningún momento.

Otro de los errores difundidos sobre el blanqueamiento es que duele. Se trata de un tratamiento indoloro pero puede producir sensibilidad bucal en algún momento puntal que generalmente es totalmente transitoria. Si tienes sensibilidad dental es importante que consultes con tu dentista de confianza si este tratamiento te conviene. Este es uno de los motivos por el que es imprescindible contactar con profesionales de calidad, ya que si tienes sensibilidad dental elevada no conviene que realices este tratamiento. Acudiendo a clínicas lowcost podemos correr el riesgo de que prime la rentabilidad a nuestra salud bucodental.

También es importante que seas consciente de que no todas las manchas desaparecerán tras el blanqueamiento dental. Existen determinados tipos de manchas que precisen de otras técnicas estéticas para que desaparezcan como carillas o coronas dentales. Se convierte este en otro de los motivas importantes para acudir a profesionales que sepan lo que hacen y así no quedes insatisfecho con el tratamiento.
Si tienes alguna otra duda sobre el blanqueamiento dental pásate a hacernos una visita y estaremos encantados de ayudarte y aconsejarte.