MANTENEDORES DE ESPACIO PARA NIÑOS

En algunas ocasiones los niños pueden perder un diente de leche antes de lo previsto. Se puede deber, por ejemplo, a un traumatismo o a una caries. En estos casos, es importante mantener el espacio para evitar que el resto de dientes se muevan invadiendo el espacio e impidan la salida de diente permanente. Generalmente, suelen pasar varios meses o incluso años hasta que salga el diente definitivo.  Para ello, se suele utilizar un mantenedores de espacio. Continuar leyendo “MANTENEDORES DE ESPACIO PARA NIÑOS”

5 CONSECUENCIAS DEL USO DEL CHUPETE

Durante los primeros años de vida de nuestro bebé, en muchas ocasiones, el chupete pasa a ser nuestra salvación. Conseguimos que se calme, se relaje e incluso llegue a dormirse. Sin embargo, su excesivo uso puede tener efectos negativos en los más pequeños.

bebé con chupete

El hábito de succionar el chupete y el biberón, al igual que la succión del dedo, son llamados “hábitos de succión no nutritiva”. Hábitos considerados normales solo hasta cierta edad ya que son una función refleja e instintiva en el recién nacido.

El uso del chupete puede dar problemas como los siguientes:

1. Dificultades en el inicio de lactancia materna

El modo en el que el bebé tiene de succionar el pecho materno es muy distinto al de chupar una tetina. En el periodo en el que el bebé esta aprendiendo a mamar, ponerle en la boca una tetina ya sea de chupete o biberón, podría confundirlo y generarle el llamado síndrome de confusión del pezón. También podría interferir en la correcta administración de la leche materna ya que si el bebé satisface parte de su necesidad de succión con el chupete, estimulará el pezón materno durante menos tiempo.

Existen muchos modelos de tetinas y chupetes, algunas muy anatómicas, pero ninguna es igual al pecho de la madre. Por ello, no se recomienda el uso de chupetes en los bebés hasta que la lactancia materna esté bien establecida. Esto generalmente es a partir de los 15 días de vida aproximadamente.

2. Maloclusiones dentarias

Uno de los problemas más comunes del desarrollo buco-dental de los más pequeños, derivado del exceso del uso de chupete y biberón, es la mordida abierta y/o cruzada. Generalmente, hace que la mandíbula no crezca de manera correcta quedando más atrás de lo que debería y apreciándose un espacio aumentado entre los dientes de abajo y de arriba. La succión prolongada, también provoca un estrechamiento del paladar causando también mordida cruzada, que puede dar problemas importantes en el crecimiento del niño pudiendo crear asimetrías faciales si no se corrigen a tiempo.

maloclusión cruzadamaloclusión abierta

3. Infecciones del oído

Otra de las consecuencias, es la de respirar por la boca en vez de por la nariz. Esto puede traer un aumento de la posibilidad de sufrir una otitis o infección de oído. 

4. Infecciones de la boca

Los chupetes y tetinas, debemos lavarlos cuidadosamente ya que pueden ser fuente de infecciones para el bebé. Una de las más comunes, es la llamada “muguet” que genera placas blanquecinas en la boca.

Otra clase de infección son las caries. En algunos casos pueden ser muy agresivas y son producidas por el azúcar. Esto, ocurre únicamente  en los casos en los que se untan los chupetes con azúcar para calmar al niño. A este tipo de caries también se les llama “caries del biberón”. Son muy comunes en los niños que se duermen con el biberón y sin cepillarse los dientes. La lactosa, se mantiene durante horas en contacto con el diente y favorece el crecimiento de bacterias en los dientes de leche.

5. Dificultades en el habla

Otra de las consecuencias negativas más comunes que provoca el excesivo uso del chupete, es la de sufrir retrasos notables a la hora de hablar. La succión de la tetina impide que su lengua, por ejemplo, pueda realizar los movimientos naturales para poder pronunciar correctamente.

Hay que añadir, que el hecho de pasarse tanto tiempo con el chupete en la boca, hace que practiquen menos la capacidad de comunicarse. Impidiendo así, que el niño pueda expresarse mediante el balbuceo o la palabra, según sea la edad.

El proceso para el aprendizaje de la recolocación de la lengua, requiere la intervención de un logopeda.

 
 

Recomendación

Siempre y cuando el chupete sea eliminado antes de los 2 años y medio, en la mayoría de los casos, la maloclusión provocada será corregida por sí sola. En el caso de que nuestro hijo persista con el uso del chupete más allá de los dos años, deberemos consultar con un odontopediatra u ortodoncista para determinar cuál puede ser el mejor método o tratamiento para evitar problemas buco-dentales importantes en un futuro.

Doctor Don Juan Francisco de Pfaff Martorell

Dr. Juan Francisco de Pfaff, médico dentista experto en Ortodoncia y estomatología

En la Clínica Pfaff tenemos la suerte de contar con con el Doctor Don Juan Francisco de Pfaff, cuyo apellido da nombre a la clínica, y no podría ser menos, ya que el Dr. de Pfaff es todo un referente en el mundo de la Ortodoncia en Barcelona. Una gran trayectoria  académica y 35 años de experiencia profesional avalan la carrera de nuestro especialista, y por lo tanto de la Clínica Dental Pfaff.

Su carrera comienza licenciándose  en Medicina y Cirugía por la Univesidad de Barcelona donde se especializó en estomatología. Tras ello se enfocó en el tratamiento de las maloclusiones dedicándose en exclusiva a la ortodoncia.

En su carrera profesional, el Dr. Don Juan Francisco de Pfaff destaca su etapa como especialista en la clínica Carrière desde 1979, clínica de referencia en ortodoncia en Barcelona. También ha trabajado en el Hospital de San Rafael, Hospital de la Santa Cruz y San Pablo. No podemos olvidar, que Don Juan Francisco de Pfaff es diplomado de la sociedad española de ortodoncia.

Actualmente, en la Clínica Pfaff, no solo se realizan tratamientos de Ortodoncia, además se ofrece un tratamiento global a los pacientes con todas las especialidades odontológicas.

Además de su brillante carrera, la honestidad y la sinceridad son una de las virtudes que caracterizan tanto al Doctor Juan Francisco de Pfaff como a todo el equipo de profesionales que componen la Clínica Pfaff y que os iremos presentando en próximas entadas de nuestro blog.