APIÑAMIENTO DENTAL

El apiñamiento dental es uno de los motivos más frecuentes por los que los pacientes acuden al dentista. Además de afectar estéticamente en nuestra sonrisa, puede llegar a desencadenar patologías graves como caries, gingivitis, etc.

Es importante destacar que el apiñamiento dental puede darse tanto en personas que no han sido sometidos a ortodoncia como en personas que han llevado aparatos pero no retenedores (apiñamiento de recidiva.). Continuar leyendo «APIÑAMIENTO DENTAL»

LA PERIIMPLANTITIS

Hace unas semanas hablábamos sobre los implantes dentales. En el post de hoy, trataremos la periimplantitis. Una patología que implica la inflamación de los tejidos que rodean y están en contacto con el implante. En su primera fase, se trata de mucositis periimplantaria, inflamación que afecta sólo a los tejidos blandos debido a la acumulación de biofilm oral. Si se detecta a tiempo es reversible, de lo contrario, puede evolucionar a periimplantitis.

La periimplantitis a pesar de no ser muy habitual, es una complicación bastante grave que debe tratarse de inmediato. Puede llegar a provocar la pérdida del implante y del soporte óseo. No debe confundirse con la periodontitis, inflamación de los tejidos que rodean las piezas dentales. Continuar leyendo «LA PERIIMPLANTITIS»

¿DUDAS SOBRE LOS IMPLANTES DENTALES?

Los implantes dentales son uno de los tratamientos odontológicos más efectivos. Permiten remplazar las piezas dentales perdidas y mantener una sonrisa perfecta a largo plazo. Tanto la técnica como los materiales utilizados han evolucionado mucho en los últimos años. Sin embargo, el desconocimiento hace que surjan muchas dudas en los pacientes.

implante dental

A continuación, vamos a intentar resolver varias de las preguntas más frecuentes:

¿Qué son exactamente los implantes dentales? ¿Cuáles son sus ventajas?

Los implantes son fijaciones de titanio que se insertan en les hueso de la mandíbula o del maxilar. Una vez unidas al hueso se atornillan o cementan sobre las llamadas coronas dentales. Es un procedimiento en el que el diente artificial queda totalmente integrado con el resto de piezas. Es una solución duradera y el resultado es muy natural.

Además, con la colocación de los implantes en los espacios en los que faltan dientes, se evita que el resto de piezas se muevan o se puedan llegar a acumular restos de alimentos y puedan desarrollarse las temidas caries.

¿Es molesto el tratamiento? ¿Cuánto dura?

El procedimiento requiere de anestesia local por lo que el dolor es mínimo o nulo. Dependiendo la cantidad de implantes colocados y la complicación de la intervención la duración varia. En el el postoperatorio puede ser diferente aunque generalmente transcurridas las 24 horas, puede ser que el dolor aumente ligeramente y que la zona intervenida se inflame o aparezca un pequeño hematoma.

¿Es necesario algún cuidado especial?

Deben ser tratados como dientes naturales. Cepillarse 3 veces al día, uso de hilo dental y visitas periódicas a nuestro odontólogo.

¿Se puede seguir una alimentación normal?

Los implantes dentales, a diferencia de las dentaduras, se fijan por completo y permiten cumplir con todas las funciones masticatorias de un diente natural. Tras la operación, es recomendable evitar alimentos duros y muy calientes. Lo ideal es consumir alimentos fáciles de masticar a temperatura ambiente o fríos. Transcurridos unos días, la dieta ya podrá ser la habitual.

¿Pueden ser rechazados por el organismo?

Generalmente, los implantes dentales están hechos de titanio biocompatible. Material con capacidad de integrarse en el hueso (osteointegración) y ser tolerado por el conjunto de tejidos blandos de la boca. La probabilidad de que se produzca una reacción de rechazo es muy baja.

¿Ser fumador afecta?

Se ha podido comprobar en personas fumadoras los implantes dentales responden peor. Este hecho se debe a la dificultad de cicatrizar, falta de riego sanguíneo en la zona y por tanto la capacidad de hacer frente a las infecciones, dificultad del mantenimiento de los implantes a largo plazo,etc. Si se es fumador, se debe ser consciente de los riesgos que conlleva.

 

Como hemos podido ver, los implantes dentales comportan muchos beneficios. No solo tienen una función estética, sino que permiten mejorar nuestra salud bucodental y nuestra calidad de vida.

6 MITOS SOBRE EL BLANQUEAMIENTO DENTAL

Como explicábamos hace unas semanas, el blanqueamiento dental se ha convertido en uno de los tratamientos más solicitados por los pacientes. Sin embargo, también se han popularizado muchos productos de venta en tiendas y farmacias para realizar el tratamiento en casa o incluso recetas para  elaborar remedios caseros.

tratamiento blanqueamiento en casa

La falta de información y la cantidad de mitos existentes acerca del blanqueamiento, provoca mucha confusión entre los pacientes. A continuación, vamos a aclarar algunos de los mitos más extendidos.

MITOS

– LAS PASTAS DENTÍFRICAS BLANQUEAN LOS DIENTES

Las pastas de dientes, al igual que los enjuagues bucales, contienen un porcentaje muy bajo de peróxido de hidrogeno (uno de los agentes activos blanqueantes). Por lo que no tienen la efectividad suficiente para blanquear. Únicamente, eliminan las manchas y tinciones superficiales, dando la impresión de que los dientes se vuelven más blancos. Las pastas dentales que aseguran blanquear los dientes, suelen recomendarse como apoyo después de un blanqueamiento profesional.

– REMEDIOS CON BICARBONATO, JUGO DE LIMÓN O AGUA OXIGENADA, FUNCIONAN COMO BLANQUEANTES

Estos ingredientes, además de no blanquear la dentadura, pueden resultar muy dañinos si se usan de forma recurrente. Sus componentes abrasivos, pueden provocar un desgaste progresivo en el esmalte de las piezas dentales y acabar causando problemas de sensibilidad dental. En el caso del agua oxigenada, puede acabar provocando la restricción de las encías y resecarlas.

– EL USO DE LA PIEL DE PLÁTANO O FRESAS, PARA BLANQUEAR LOS DIENTES

Tampoco son efectivos. A diferencia del resto, no acaban desencadenando efectos secundarios dañinos para nuestra salud buco-dental.

– LOS KITS BLANQUEANTES, IGUAL DE EFECTIVOS QUE LOS TRATAMIENTOS PROFESIONALES

Los kits de blanqueo, las férulas o las tiras blanqueadoras que podemos adquirir en farmacia o tiendas, no son en absoluto igual de eficaces que un tratamiento realizado en clínica. Primero de todo, porque no contiene el nivel de concentración de agentes blanqueantes necesario para conseguir el color deseado. Por otra parte, no todo el mundo tiene ni el mismo color de dientes ni el esmalte en el mismo estado, por lo que los resultados de estos productos son muy imprevisibles.

– LA SENSIBILIDAD DENTAL PRODUCIDA POR EL TRATAMIENTO ES PERMANENTE

Uno de los efectos secundarios tras el procedimiento es la sensibilidad dental. Aún así, no tienen porqué padecerlo todos los pacientes ya que el blanqueamiento es un tratamiento indoloro y no daña las piezas dentales. Esta sensibilidad, se debe a que uno de los componentes, penetra en el nervio del diente y causa cierta inflamación. Es totalmente transitoria y desaparece al cabo de unos días.

– EL BLANQUEAMIENTO ES PARA SIEMPRE

La duración del blanco de nuestros dientes, dependerá de los hábitos que tengamos. Las personas fumadoras o que consumen habitualmente bebidas como el vino tinto o café, tendrán una duración del tratamiento mucho inferior. También hay que añadir, que con el paso del tiempo, el tono de las piezas dentales va cambiando. Sin embargo, si conseguimos mantener una buena rutina de higiene buco-dental y realizar las visitas correspondientes al odontólogo, podremos alargar al máximo los resultados del blanqueamiento dental.

 
 

Antes de realizar cualquier tratamiento, es imprescindible consultarlo con nuestro odontólogo de confianza.  Nos recomendará los productos que podamos utilizar y podrá hacer un seguimiento para evitar cualquier problema que podamos tener en nuestros dientes. Sin embargo, y como hemos podido comprobar, el blanqueamiento dental llevado a cabo por un profesional es el único que nos puede garantiza los mejores resultados.